_________________________________________________________________________________________________________________________

ÍNDICE:

 

__________________________________________________________________________________________________________

DIAFREO. TERAPIA CORPORAL DE INTEGRACIÓN

"... separar y abrir, dejando pasar..."

El término Diafreo proviene del griego y significa abrir, separar, dejando pasar. Es un método que tiene en cuenta la interrelación entre el cuerpo y la psique.

Tenemos todos, salvo alguna excepción, los mismos músculos y los mismos huesos. Sin embargo las formas de nuestros cuerpos son muy diferentes.

Y es que la forma de nuestro cuerpo y nuestra actitud corporal dicen mucho sobre nuestra historia. Se han ido moldeando según las diferentes respuestas que cada un@ de nosotr@s ha generado en el proceso de adaptación y de supervivencia, física y psíquica, al medio social y familiar en el que nos ha tocado vivir.

Nos hemos adaptado:
00- bloqueando algunas zonas de nuestro cuerpo,
00- aprendiendo a inhibir ciertas respuestas y
00- aislando informaciones conflictivas, que nuestros sentidos nos enviaban.
00- O bien hemos tenido que cambiar sutilmente una postura, para no sentir más un dolor físico.

El precio ha sido:
00- la pérdida de la espontaneidad
00- la pérdida de nuestra capacidad de respuesta
00- la pérdida de la conexión a ciertas áreas de nuestra memoria
00- la pérdida de flexibilidad y de ciertos movimientos

Originando todo ello una pérdida, mayor o menor, según nuestra historia, de parte de nuestra identidad, la identidad integral..

En Diafreo buscamos la armonización integral de la persona. Tomando como base un trabajo corporal, buscamos recuperar, mediante la liberación de las tensiones y la conciencia corporal, cada parte de nuestro cuerpo. Liberando las experiencias y expresiones guardadas en las memorias corporales, pretendemos recuperar, además de la salud, los fragmentos de nuestra identidad hipotecada.

inicio


Una mirada holística diferente al razonamiento lineal y analítico

El trabajo corporal en Diafreo, está principalmente basado en los principios de fisiología muscular que fueron establecidos por Françoise Mézières y las aportaciones de la antigimnasia de Thérèse de Bertherat, además de las investigaciones sobre las corazas musculares y perfiles caracteriales de W. Reich y A. Lowen.

Malén Cirerol y Linda Jentl, discipulas directas de Mèziers y Bertherat desarrollaron tras muchos años de investigación y experiencia personal y profesional, este metodo que denominaron Diafreoterapia.

Françoise Mézières, la revolucionaria

Iniciando sus observaciones en el curso de los años 40, esta fisioterapeuta, profesora en la escuela de fisioterapia de París desarrolló, a partir de ellas, un método que tomó su nombre: el método Mézières.

Según estos principios, la musculatura actúa siempre en cadena, destacándose principalmente la cadena posterior que va desde el cráneo a los pies, con una prolongación en la cadena interna.

Estas cadenas musculares descritas por ella, junto a la cadena lateral descrita en Diafreo, están invariablemente y crónicamente acortadas e hipertónicas, porque son, en nuestros movimientos habituales y cotidianos, solicitadas continuamente en contracción y nunca estiradas. Así el conjunto que forman va acortándose paulatinamente a lo largo de la vida.

Este acortamiento se acelera como respuesta a traumas físicos y en todo proceso degenerativo.

Las teorías de Françoise Mézières nunca han podido ser refutadas, porque son demostrables sobre cualquier persona. Sin embargo su método ha ido extendiéndose y desarrollándose lentamente y difícilmente siendo frecuentemente adulterado y tecnificado, incluso por sus propios seguidores. Pues, a pesar de su aplastante lógica, su aplicación es compleja, y, sobretodo, sus bases teóricas se enfrentan a la hipótesis sobre el funcionamiento muscular que siempre ha predominado en medicina, en rehabilitación, en gimnasia, e incluso, en los métodos alternativos. Oponiéndose su mirada holística a la forma de pensar condicionada por el razonamiento lineal y analítico en el que tod@s nos hemos formado.

inicio

La historia de nuestra vida da forma a nuestro cuerpo

En Diafreo, la experiencia nos ha demostrado que estos procesos de acortamiento y contracción crónica de las cadenas musculares no responden solamente a procesos físicos, como describió Mézières, sino que se configuran y aceleran también debido al proceso de adaptación al entorno y a los traumas psíquicos.

La forma del cuerpo, las posturas y la actitud corporal que se adquieren al transcurrir los años, permiten modular o bloquear el flujo de la información sensorial y nerviosa, inhibiendo o disminuyendo así su impacto emocional. Condicionan también, de esta forma, la capacidad de respuesta, inhibiendo la expresión emocional del cuerpo, adaptándola a las demandas y represiones del entorno.

 

Nos expresamos con los músculos

"... las tensiones profundas y crónicas, configuran la forma del cuerpo
y condicionan lo que llamamos carácter y la forma de relacinarnos... "

Para nuestra expresión emocional utilizamos la musculatura. Y los músculos de nuestra cara, nuestros brazos, piernas, garganta etc… son regularmente contraídos e inhibidos para limitar esta expresión.

El proceso de acortamiento de las cadenas musculares está en relación directa con el proceso defensivo: tanto si necesitamos defendernos de situaciones e informaciones que resultan traumáticas y difícilmente asumibles por nuestro psiquismo, como si, debido a accidentes o caídas, nos protegemos de las informaciones de dolor mediante movimientos, posturas y contracciones crónicas antiálgicas.

En una situación como en otra, estas tensiones que se organizan para bloquear las informaciones dolorosas e inhibir respuestas y movimientos conflictivos, siempre, invariablemente, lo hacen siguiendo el trayecto de las cadenas musculares descritas por Mézières.

Sin embargo, la capacidad selectiva de control sobre el sistema nervioso y muscular no aparece en el nacimiento. Un bebé no puede controlar voluntariamente más que los ojos y la boca. La capacidad de control sobre la musculatura y el sistema nervioso va madurando de forma progresiva a lo largo del crecimiento. Por lo tanto, según en qué época de la vida hayan aparecido las experiencias mayormente inhibitorias o traumáticas, dependiendo del estadio de maduración en esta etapa, los procesos de bloqueo serán más globales o localizados. Y diferentes las zonas o funciones afectadas, organizando así la forma futura de nuestro cuerpo.

Para mantener estos bloqueos, utilizamos los músculos y el bloqueo de la respiración en mayor o menor grado. En Diafreo llamamos estructurales a estas tensiones profundas y crónicas, que van organizándose principalmente durante el crecimiento, porque son las que, además de configurar la forma del cuerpo, condicionan lo que se suele llamar el carácter.

Por otra parte, es mediante la forma de nuestro cuerpo y de nuestra actitud corporal que participamos en la comunicación no verbal que, en un plano sutil, la mayor parte del tiempo inconsciente, está siempre activa.

Así, por ejemplo, si por la calle se acerca una persona con el pecho abombado y la barbilla prominente, no recibimos de ella el mismo mensaje que el de otra que se aproximara con el pecho y la barbilla hundidos.

inicio

"...E. viene a verme porque le hablaron de la relajación. Me cuenta que está nervioso y tiene miedo continuamente, lo que le impide hacer una vida normal, ya que el miedo no le deja salir a la calle, trabajar, relacionarse con la gente. Todo lo que hace le pone más nervioso y ve que su calidad de vida disminuye a pasos agigantados.
La caua es que le han diagnosticado una insuficiencia valvular que requiere una operación cardiaca, ciertamente arriesgada. Desde entonces escucha a su corazón, temiendo que se pare a cada latido, teme que cualquier resfriado que lo desequilibre, hacer ejercicio, toser, y otras funciones necesarias para vivir. Está aterrado y no consigue salir del susto.
Tumbado en la estera me llama la atención su tórax. Pienso: es como una jaula, y el corazón, como un pajarito aprisionado. Sus costillas no se mueven al respirar, más bien se hunden. Los músculos de su tórax son cables de acero que al poner la mano encima dibujan su camino.
Su piel es blanca y sudorosa. transpira profusamente, lo que me sugiere las escenas de miedo, en las que el director nos ofrece un primer plano del protagonista, con el sudor goteando por su cara, señal inequívoca de miedo y tensión. Sólo que aquí ese sudor tiene un olor intensísimo. Es lo que huelen los animales y les guía para saber quién tiene miedo.
Cuando intento levantar sus piernas las dobla sobre su vientre, levanta su sacro y lumbares hasta la cintura, tensa los músculos posteriores de sus piernas, igual que los del pecho. Al momento le da un calambre muscular que me obliga a bajarle al suelo.
Siguiendo con la sistemática de la diafreo, intento ver cómo están sus brazos y la musculatura relacionada con ellos y no puedo abducirlos más de 30 grados sin que su cuello, su tórax, su vientre y, por su puesto, su expresión de miedo, se acentúen.
Le pregunto cómo siente sus piernas: -¡No las siento!-
Cómo se siente él: -¡Bien, me siento bien!
Todo el sistema de E. está en marcha para protegerle del temor, a base de contraer la musculatura, lo que disminuye la respiración y la percepción. Es imposible que sienta sus piernas o que se sienta mal, aprisionado en aquel cuerpo. Sólo puede estar en guardia para para no sentir el miedo que es el sentimiento predominante en su sistema. Los otros sentimientos y sensaciones. quedan inaccesibles puesto que la sensibilidad a los mismos está disminuída.
Los músculos que necesita su cuerpo para percibir están en contracción, con lo que no pueden modificar su tensión para modular. Sus glándulas segregan hormonas que lo disponen para la huída o la agresión, respondiendo a su córtex que manda órdenes contínuas de alarma..."

Extracto del libro La Memoria Corporal. Bases Teóricas de la Diafreoterapia,
de Luz Casasnovas (2009) Ed. Descleé de Brouwer.

 

El dolor oculto

"... verdadero responsable del problema..."

Esta nueva organización de la musculatura si bien muchas veces consigue su finalidad, provoca el alejamiento de nuestro eje armonioso y de la percepción de partes de nosotr@s mism@s. Se inicia así un sistema de fuerzas compensatorias, que irán creciendo en espiral, y que afectarán el equilibrio corporal y psíquico.

Al cabo del tiempo, un dolor o un síntoma puede aparecer en cualquier lugar de la cadena siendo muchas veces consecuencia de un antiguo dolor olvidado del que huimos en su tiempo.

Será observando como y porqué se organizaron estas tensiones compensatorias y actuando sobre ellas en su totalidad que llegaremos probablemente a este primer dolor; el que pudo provocar el inicio de la espiral compensatoria y que fue llamado por F. Mézières “dolor oculto”.

Para la Diafreo, este dolor no se limita al cuerpo físico, sino que muchas veces es de origen psíquico.

Recomiendo la lectura del ejemplo que nos relata Luz Casasnovas en su libro La Memoria Corporal sobre el dolor oculto: pincha quí

 

Las tensiones crónicas afectan a todos los sistemas

Este círculo vicioso, que mantiene estas tensiones y que a su vez es mantenido por ellas afecta a todos los sistemas: visceral, hormonal, circulatorio, nervioso y músculo-esquelético y también al sistema energético.

En Diafreo no diagnosticamos ni tratamos un síntoma o una enfermedad concreta, pero la experiencia demuestra que al reequilibrar la forma del cuerpo eliminando tensiones musculares crónicas, órganos y sistemas: circulatorio, linfático y nervioso, que estaban comprimidos o desplazados, recuperan o mejoran sus funciones.

Es sorprendente observar como muy raramente se tiene en cuenta el posible origen dinámico y emocional de muchas disfunciones del organismo.

Así, por ejemplo: para no llorar, cuando el flujo del llanto aparece, utilizamos la tensión de, entre otros, los músculos de la parte anterior del cuello para detenerlo. Cuando la inhibición del llanto es mantenida o repetida, la respuesta se memoriza y acaba produciéndose una tensión crónica e inconsciente. Esta tensión impedirá más adelante el libre fluir del llanto, a pesar de la voluntad o del deseo.

Pero, además, la rigidez crónica de esta musculatura, al presionar de una manera continuada los principales vasos sanguíneos que irrigan el cerebro y por consiguiente su circulación de retorno, provocará o contribuirá, en mayor o menor grado a un enlentecimiento de la circulación cerebral y una disminución de su oxigenación con todas las consecuencias que de ello pueden derivar.

En este sentido és interesante la lectura del Síndrome Cerebral del Opérculo Torácico sobre los músculos escalenos.

En Diafreo trabajamos el soltar la musculatura compleja de cuello con los correspondientes efectos beneficiosos.

Los cambios en la forma del cuerpo provocan también cambios en su función fisiológica 

inicio

La forma condiciona la función

La forma armónica de nuestro cuerpo no es caprichosa.

Está perfectamente orquestada para que cada órgano, cada función fisiológica y psíquica reciba la información, la circulación, el espacio y para su equilibrado funcionamiento.

También para que podamos tener una respuesta adecuada al flujo de información que nuestros sentidos vehiculan y que todos nuestros sistemas nos transmiten tanto en lo que se refiere a los estímulos que nos llegan del exterior, como de nuestros sentimientos y emociones. 

Sin embargo, cuando esta forma cambia debido a las tensiones que la vida va escribiendo en nuestro cuerpo, este conjunto armónico queda condicionado y a su vez condiciona todos los sistemas vitales.

Imaginemos el funcionamiento de un sistema de riego en un jardín.

Un acodamiento, una piedra que comprima el sistema, afectará al riego de toda una zona, provocando problemas en las plantas. La solución definitiva no será tratar las plantas sino restablecer el buen funcionamiento del sistema de riego.

Igualmente en nuestro cuerpo, un cambio de situación de un órgano, de una red de comunicación, la compresión de un vaso o de un nervio, afectará inevitablemente su función y tendrá repercusiones en la orquestación del conjunto. Y provocará síntomas o patologías que rara vez se relacionarán con la estructura muscular y psíquica.

"... Participante: - yo pensaba que tenía la espalda perfecta, pero ahora me duele todo. Yo voy a nadar todos los dias y pensaba que tenía la espalda en forma, pero... veo que no...-

Terapeuta: - En mi opinión, por lo que cuentas y a la vista de tu estructura corporal parece que tengas una musculatura lo que llamamos hipertrofiada, es decir, siempre utilizas la misma haciendo el mismo tipo de ejercicio, en tu caso, nadar. Ahora has relajado y soltado esa musculatura con los ejercicios que hemos hecho, y al soltar esos músculos, sus antagosnistas han tenido que coger tono, pero si dices que tienes como agujetas, me pregunto si no será porque estaban tus músculos "nadadores" tan contraídos que al soltarlos, los antagonistas han sufrido como un "latigazo", un sobre esfuerzo al que no estaban acostumbrados, lo que ahora te hace notártelos... me pregunto si tienes la sensación como de haber descubierto músculos que no tenías conciencia de que tenerlos...

Participante: -sí, eso justo es, tal como lo cuentas-...
"

Charla-taller de demostración realizada en Prana Escuela de Yoga, Alicante, 14 de enero de 2012

 

¿Cómo actuamos en Diafreo?

"... En el espacio terapeutico de la Diafreo,
aparece la oportunidad de dar una respuesta distinta.
Ahora tenemos otras armas.
Ya no somos el ser indefenso que no supo cómo responder..."

En Diafreo utilizamos diferentes posturas, adaptadas a cada persona. Estas posturas buscan poner en estiramiento lo más globalmente posible estas cadenas musculares, observando minuciosamente las diferentes compensaciones, que en un intento de las cadenas por mantener siempre la misma longitud del conjunto, van apareciendo en diferentes puntos del cuerpo.

En cuanto a estructura muscular, conseguimos así un trabajo muscular isométrico, es decir: el músculo trabaja estirado en su máxima longitud siendo así traccionado el tejido conjuntivo (parte blanca del músculo), mientras la miofibrilla (parte roja del músculo) es estimulada. De esta forma la musculatura aumenta en fuerza y elasticidad y no en dureza y contracción como sucede cuando se solicita su trabajo en acortamiento (trabajo isotónico). Por ejemplo al levantar pesas y en la mayoría de los ejercicios gimnásticos.

Al soltar el exceso de tensión de los músculos de la cadena posterior, sus antagonistas, siempre faltos de tono, tendrán de nuevo la posibilidad de tonificarse. Y las articulaciones dejarán de ser tironeadas por los músculos acortados pudiendo recuperar así su lugar y su función. 

El método de trabajo en Diafreo plantea tres fases:
                
- Frente al síntoma: dolores, molestias, desequilibrios energéticos y emocionales, etc, se propone:       
  
- El trabajo, un proceso que a través del estiramiento de las cadenas musculares y posturas globales está destinado a deshacer compensaciones, malas posturas, llevando el cuerpo al eje  actuando sobre las contracciones profundas que nos aprisionan, y liberando la coraza muscular y los bloqueos respiratorios permitiendo acceder a:           
 
- La causa o el dolor oculto: que puede ser  emocional o físico, verdadero responsable del problema, y  enfrentándolo desde el presente.

inicio

 

Observamos la respiración y las compensaciones

En estas posturas, son fundamentales: la vigilancia de la respiración, procurando impedir todo bloqueo respiratorio, y la observación y eliminación constante de las compensaciones.

Si no se tienen en cuenta estas compensaciones, el acortamiento pasará a otro segmento. Así es como al poner en estiramiento una nuca, por ejemplo, la tensión se trasladará a otro punto; pudiendo aparecer en los hombros, la cintura, las piernas, los pies..., mediante acortamientos, lordosis, rotaciones, latero-flexiones, el bloqueo respiratorio en inspiración etc..., que intentan preservar la longitud global de la cadena. Es debido a esta facultad de las cadenas para recuperar la tensión en otro punto que el trabajo analítico y localizado en un solo segmento, da tan pobres resultados.

Nuestro trabajo por lo tanto, al nivel mecánico, consiste en impedir la acción de las vías alternativas compensatorias para recuperar de nuevo la flexibilidad muscular y la liberación de los movimientos inhibidos.

 

Aparecen las causas

"... vivir y sentir la relación entre nuestro cuerpo y nuestro psiquismo
y desbloquear la expresión emocional del cuerpo..."

Al acercar de nuevo el cuerpo a su eje, al impedir las vías alternativas, pueden aparecer las causas ocultas que iniciaron el proceso de desequilibrio o de la tensión profunda.

Aparecerá quizás un antiguo dolor físico olvidado, dolor que corresponde muchas veces al “dolor oculto” pero también, memorias, emociones, experiencias, imágenes o movimientos cuya información o respuesta estaba retenida en estas contracciones. Expresiones emocionales del cuerpo, emociones e informaciones que, una vez liberadas, permitidas y elaboradas, llevarán a una mayor comprensión de un@ mism@, a nuevas posibilidades de expresión y al cambio.

inicio

La implicación de todo el ser

"... encontrar los recursos para que el sentimiento de confianza
llegue a superar al miedo a soltar las defensas..."

La espiral de compensaciones que a lo largo de nuestra vida va moldeándonos y condicionándonos, se manifiesta con diversas sintomatologías que pueden ser de tipo articular, visceral y, o psíquico.

Mediante el trabajo corporal el cuerpo va recuperando su equilibrio físico. Sin embargo para lograr un cambio estable y en profundidad, es necesario que todo el ser se ponga en disposición para transformar un sistema que hasta ahora, bien o mal, le había permitido adaptarse y sobrevivir.

El trabajo corporal abre las vías; sin embargo estas vías deberán ser transitadas de nuevo. Habitar de nuevo cada parte del cuerpo implicará aceptar la información, la sensación y su expresión con todos las connotaciones psicológicas que ello pueda tener.

Cuando la persona abre su sistema defensivo, necesita a alguien a su lado que le acompañe en las vivencias de situaciones antiguas o nuevas, para poder procesarlas y asimilarlas. Necesita el conocimiento, la buena disposición y la calidez de parte del/de la terapeuta.

Este/a, tiene la función de buscar la forma adecuada para ayudar a cada persona a encontrar la mejor manera para liberar estas tensiones y abrirse a nuevas percepciones de sí misma.

Además de tener capacidad de observación para ver los mecanismos de compensación y defensa, que son diferentes en cada persona, ha de conocer la forma de desanudar las tensiones, abrir los bloqueos en cualquier punto de estas cadenas, facilitar la expresión emocional del cuerpo y comprender la evolución de los movimientos que han quedado fijados. Debe también conocer como a diferentes estructuras corporales corresponden diferentes estructuras psíquicas y cuales son las contracciones musculares crónicas que las determinan.

inicio

El conocimiento y el propio proceso personal, serán los que capacitarán al/a la Diafreo-terapeuta o Diafrista para acompañar a las personas en el proceso emocional que acompaña a la liberación de las tensiones profundas, ayudándolas a relacionar su vida con su estado corporal.

 

"...J. es una niña de 12 años, diagnosticada de escoliosis profunda y tratada con un corsé que según ella, le duele, le molesta y la tortura. Su madre creyendo en el papel corrector del mismo, impuesto por el médico y con la esperanza de que su hija no siga el camino dela deformidad, le obliga a ponérselo, incluso para dormir.
Es una niña alta para su edad, con un cuerpo ya formado, una expresión avispada, mirando y analizando todo. Me traspasa y suplica con su mirada. Ella tampoco quiere quedarse encorvada. Sonríe y asiente a todo lo que dice su madre...
Le explico el trabajo que podríamos hacer y lo largas y penosas que pueden ser las sesiones pero no se desanima, quiere intentarlo.
Nuestro primer encuentro es fácil porque ella es dócil, hace lo que le pido, respirando, intentando hacerlo bien. Cuando veo así me asalta la pregunta si no habrá contraído esa docilidad a mantener su escoliosis..."

Extracto del libro La Memoria Corporal. Bases Teóricas de la Diafreoterapia,
de Luz Casasnovas (2009) Ed. Descleé de Brouwer.

 

En este espacio terapéutico el/la cliente podrá explorar cómo funciona su musculatura, qué movimientos han quedado fijados y cuales no puede realizar. Podrá relacionar su estado muscular y su vida emocional. Será invitad@ a estar a la escucha de la circulación energética: percibirla, y comprender donde, porqué y en qué circunstancias se bloquea y de qué manera puede abrirla de nuevo. Encontrará en este espacio, también, comprensiones y herramientas para ayudarse a sí mism@, para que el sentimiento de confianza llegue a ser superior al miedo a soltar las defensas.

A partir de este trabajo podrá observar y explorar su vida cotidiana. Observar cuáles son las situaciones en las que su musculatura se vuelve a contraer y su respiración se bloquea de nuevo; cuáles son las percepciones o expresiones dolorosas y conflictivas que necesita bloquear. Se dará cuenta de lo que está expresando su cuerpo con su actitud y estructura y de qué manera ello condiciona su forma de relacionarse.

Y, con el tiempo, podrá ir relacionando todo ello con la historia de su vida.

Cada situación física corresponde a una situación emocional diferente.

La observación y la adaptación a cada proceso personal, sin generalización, es lo que distingue un método de una técnica.

Finalmente, las respuestas están siempre, en cada un@: el/la terapeuta es, en realidad, un vehículo, un/a facilitador/a del proceso; no es nunca el/la poseedor/a de la llave.

inicio

La conquista del espacio interno

"...Conectar con el dolor oculto y atravesarlo,
habitar el cuerpo y acceder al espacio interno..."

Las posturas de estiramiento ayudan a liberar las tensiones.

Sin embargo, será muy importante también afinar y liberar uno de nuestros sentidos más sutiles, el cenestésico, que abre la conexión con nuestras sensaciones internas.

Y son éstas, las sensaciones de nuestro ser mas profundo las que nos conducirán hacia “el espacio interno”. Este espacio que tiene una trascendencia fundamental porque es en él donde se sitúa la percepción y la conexión con la parte más auténtica de nuestro ser, con esta zona de luz, paz y sabiduría, que las circunstancias de nuestra vida han dejado mas o menos cubierta, mas o menos escondida. Será a partir de recuperar la capacidad de conexión con este espacio, que lograremos cicatrizar los agujeros de la estructura de nuestro Yo, esta estructura interna que nos permite afrontar las circunstancias externas como tales.

Y el método Mézières, uno de nuestros pilares en Diafreo, es un preciso y precioso medio que nos facilita el acceso a estos espacios, porque mediante la liberación de las tensiones profundas posibilita la abertura de las vías que llevan a ellos.

 

Las posturas de estiramiento ayudan a liberar las tensiones, pero será muy importante la implicación de la persona para afinar y liberar uno de nuestros sentidos más sutiles, que abre la conexión con nuestro ser más profundo; con este espacio interno que tiene una importancia fundamental. Este espacio donde se sitúa la percepción de un@ mism@, y que tiene mucho que ver con la estructuración del yo más profundo. Porque es esta capacidad de conexión con la parte más auténtica de nuestro ser y de estructura interna la que permite afrontar las circunstancias externas como tales

Malén Cirerol

inicio

 

Texto de Malén Cirerol www.diafreo.es, modificado y adaptado con aportaciones de textos propios y de Rocío Oliveira en http://diafreocadiz.wordpress.com/, de Rafael Cabello-Campos y Rosa María de África y de Luz Casasnovas en su libro La Memoria Corporal, con imágenes del Grupo de Formación de la 20ª promoción y dibujos de Sara García. Con autorización de las autoras.

 

godaddy statistics

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sesiones de DIAFREO

Toni Barber
Diafreoterapeuta
Terapeuta integrativo-holístico

www.tonibarber.com

Telf: 653.145.353
tonibarbervalles@gmail.com

CONSULTAS ONLINE
(Por Skype)


Deseo recibir información sobre
TALLERES, ACTIVIDADES Y PUBLICACIONES 

 

SESIONES Y TALLERES
(pincha aquí)

Talleres y sesiones regulares en

- Barcelona
- Gandia (Valencia)
-Dénia (Alicante)
- Elche (Alicante)
- Alicante capital

- Granada capital

Sesiones regulares en
Col·lectiu Öbertament
de salud mental en Gandía

Consulta disponibilidad de grupos

¡Podemos organizar talleres
en tu ciudad
!

____________________________

Tipos de sesiones:

- Sesiones individuales
- Sesiones grupales
- Talleres

- Sesiones regulares
- Sesiones de profundización

- Consultas online (por Skype)

____________________________

Artículos de interés:

- Entrevista a Malén Cirerol

- Una visión dinámica de la salud

- El cuerpo antídoto de la locura

- Cansancio o recuperación

- El Dolor Oculto

- El sistema de la liebre

- El estrés mata

- El subsuelo de la mama

- La forma del cuerpo condiciona su función

• Mirando la pelvis con amor

• Por dónde te doblegas

• Por qué nos duele la espalda

_____________________________


Descarga un folleto aquí

 

 

English